Tiene ke parecer so taken from...

10 de octubre de 2012

Psyche

Segunda obra dentro del proyecto PRISMAS CÓSMICOS
de Arthur Weil & Silvi Orión



Pirámides invertidas

Comprender que somos los diferentes cuerpos o velos.

El orgullo engendrado por el conocimiento debe ser disuelto en la realidad.

La ignorancia se produce por medio de los pensamientos, pero si los pensamientos se concentran en la realidad se puede alcanzar la realidad última.
1. renunciar al mundo
2. renunciar a la renunciación
3. el conocimiento supremo nos es desvelado


¿Lo que nos une?
la primera mirada,
no haber nacido

Las dos pirámides enfrentadas representan el conflicto entre los social y lo real. La lucha entra la pirámide estereotípica, aquella que simboliza lo mono-direccional, el poder absolutista, e incluso el monoteísmo, y la pirámide invertida. Ésta nace desde un solo punto, lo indivisible, centro y destino definitivo del ser: el logos, el padre, el brahman (cuyo correlato en el microcosmos es el atma). 

Estas dos pirámides representan la tensión existente en toda dualidad: lo simbólico vs lo lógico-racional, lo discontinuo vs lo continuo, el tercer ojo vs el primer ojo, lo etéreo vs lo físico. Nuestra primera pirámide representa la escala de la fuerza y está sometida a las leyes de la gravedad. Desde una base común, el empleo de la fuerza y del poder nos permite ir ascendiendo las diferentes escalas, todas ellas hipnóticas, con la sensación de ir alcanzando altura, de ir aproximándonos a su cumbre, metáfora del Dios terrenal  como prolongación de algo superior. Nada es lo que parece. En esa escalada se produce la excentricidad, el alejamiento de lo UNO, del amor/vida. 

Como decía Simone Weil, “Se debe conocer el imperio de la fuerza y saber no respetarlo”. 
El espacio será trascendencia para la segunda pirámide, una simple línea donde el punto siempre es punto, referencia de algo real. El punto como lo absolutamente heterogéneo y su multiplicación infinita si llegar a perder su esencia. 

Nuestra segunda pirámide representa lo leve, lo liviano, el vaciamiento y la espera de la gracia. Cuando no existen límites, desaparecen también las medidas. La relatividad se deshace en lo único posible. Lo diferente y lo semejante se fusionan en el mismo eco.  

La unión en la distancia y la ruptura de los pares es el acercamiento a Dios, la claridad. Todos los supuestos estados o niveles se funden en uno. Esa apertura que nace de lo UNO para abarcar toda posibilidad es el amor. El viaje que desemboca en la eternidad. 

Una pirámide invertida, que nazca de un solo punto y sin base, es la única opción posible para escapara a la fuerza y el poder de aquellos que no lo sustentan. Lo contrario es la repetición de los mismos esquemas, el álgebra, el sufrimiento prolongado a través de la “inteligencia”.



Canción para mi futura novia (Instituto Mexicano del Sonido)

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home